¿Bidón de Plástico o Contenedor IBC?

Los primeros son más conocidos y utilizados por empresas y organizaciones, mientras que los segundos son más compactos, permiten transportar mayor cantidad de líquido de manera segura y su presencia crece día a día.

Ventajas y características de cada uno

Con la principal cualidad que comparten de ser cilíndricos e indispensables para diferentes fábricas que los emplean para cargar y transportar material a granel, los bidones o contenedores pueden ser de plástico, acero y cartón.

Los primeros son un tipo de envase con fondo plano y combado que sirve para almacenar y llevar de un lugar a otro una determinada cantidad de líquido. Por su tamaño son mucho más efectivos que una simple botella.

La gran ventaja que poseen los bidones de plástico es su confiabilidad con la que son utilizados en casi todas las industrias y rubros desde hace prácticamente un siglo. Su único requisito es que el líquido o sustancia que se desee almacenar puede permanecer en un plástico.

Orígenes de los bidones de plástico

Ya desde la década del 30 los bidones de plástico eran requeridos para transportar hasta 20 litros de combustible. También fueron muy necesitados durante la segunda guerra mundial, que fue el momento en que su producción creció a pasos agigantados.

Bidones Industriales de Plástico

Es por eso que el nivel de desarrollo de estos tipos de bidones es muy alto y único debido al peso que soporta y sobre todo que es mucho más difícil que se rompa o sufra fisuras. En tanto los otros materiales tienen como desventaja que son más frágiles.

¿Qué significa contenedor IBC?

Por su parte, los contenedores IBC son depósitos con una capacidad máxima que ronda los 1000 litros y están hechos para almacenar y transportar de manera cómoda y segura todo tipo de líquidos, sustancias y materiales a granel.

Las siglas IBC provienen de Intermediate Bulk Container y se los puede denominar también GRG o Gran Recipiente a Granel. Con un diseño que está pensado a partir del espacio que se desea aprovechar, son apilables y su formato facilita tanto la carga como el almacenaje.

Cabe destacar que los contenedores IBC están fabricados en materiales plásticos, aunque reforzados y protegidos por una estructura de metal y un palet en la base que ayuda a sus respectivos movimientos y manipulación con las máquinas adecuadas.

bidones-industriales-IBC-plastico

Este tipo de contenedores permiten reunir todo tipo de líquidos y son muy demandados en la industria alimentaria y química, que son las que usan el líquido con mayor cantidad y frecuencia.

Además, hay contenedores IBC más pequeños que disponen de una capacidad de 500 o 100 kilos que son necesarios en muchos casos para líneas de procesamiento y envasado, entre otros.

Más allá de su capacidad de almacenamiento y transporte, los contenedores IBC son muy útiles, efectivos y presentan grandes ventajas como la de ser resistentes a las condiciones climáticas y a los golpes y agresiones que puede recibir por parte del producto que tiene dentro.

Sin embargo, lo más destacado de estos contenedores es que poseen la capacidad de permanecer mucho tiempo bajo una lluvia fuerte sin que les suceda nada, protegerán los líquidos que contengan y resultarán siempre económicos porque son reciclables.

Justamente esto último es lo que más los distingue ya que son los únicos que se pueden utilizar en reiteradas ocasiones, lo que los convierte también en baratos por más que comprarlos resulte un poco más caro. Su precio depende del país y de quien lo comercializa.

Como si fuese poco y a diferencia de otros tipos de depósitos, los IBC pueden servir para almacenar y transportar un producto diferente del que está preparado si se lo somete a un proceso de limpieza y reacondicionamiento que garantice la seguridad de ello.

Esto explica la utilidad y la polifuncionalidad de los contenedores IBC que, además, se adaptan a las necesidades particulares de cada empresa a partir de las distintas variedades de productos y envasados y siempre pueden contar con ellos.

Ventajas de los contenedores IBC

Lo cierto es que las grandes empresas y organizaciones difunden la práctica de los contenedores IBC para mostrar que, como es reciclable y se puede emplear reiteradas veces, disponen de responsabilidad y sensibilidad social y que contribuyen al cuidado del medio ambiente.

depositos de plastico

Así, algunas de las características generales que poseen los contenedores IBC cada más frecuentados y cuya demanda se encuentra en crecida son las siguientes:

La primera es que tienen una capacidad máxima un poco inferior a la establecida. En realidad se trata de una medida de seguridad para evitar cualquier tipo de incidente menor.

La segunda que el depósito IBC puede ser rígido, flexible o compuesto, demostrando así su polifuncionalidad y que, sea cual fuere el líquido o producto a transportar, este se adaptará a dicha necesidad.

La tercera es que estos contenedores (conocidos también como depósitos) están ideados para ser manipulados de manera mecánica a través de una carretilla elevadora o transpaleta.

La cuarta, puede resistir sin inconveniente alguno a los esfuerzos que causan su manipulación y transporte. Se trata de una medida esencial para incrementar su confiabilidad y asegurar que los productos transportados llegarán a destino en perfectas condiciones.

Por último, un IBC de 1000 litros cuenta con una rejilla de retención que cumple un objetivo: reforzar y estabilizar la estructura general.

Desconocidos por muchos, pero cada vez más comercializado y difundidos por individuos y grandes empresas, los contenedores IBC están presentes en muchos países del mundo e implican una gran solución para el transporte y reparto de productos, líquidos y sustancias.

En Meditec, nos aseguramos de ofrecer productos de calidad, así como servicios de gestión de envases industriales. Para que a la hora de elegir tu contenedor, elijas el adecuado según tu empresa o necesidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *